DENUNCIAN REPORTEROS A POLICIAS PREVENTIVOS Y MINISTERIALES POR SUPUESTAS AGRESIONES

En el momento en que documentaban un homicidio, dos reporteros fueron agredidos ayer por agentes preventivos y ministeriales, en un afán de evitar su trabajo periodístico.

Daniel Domínguez, de El Diario, y Oscar Amaya, reportero de radio, son las víctimas de la agresión directa cometida por un oficial del Municipio y tres del Estado.

En una obstrucción al ejercicio periodístico, los elementos policiacos se excedieron en el uso de la fuerza pública sin averiguación alguna.

Los ofendidos acudieron ayer a la delegación local de la Fiscalía General de la República para interponer una denuncia por estos hechos a efecto de que proceda lo conducente.

El incidente ocurrió a las 13:00 horas de ayer en una zona apartada del suroriente, sobre las calles Sabino Hinostroza y Camino Ortiz Rubio de la colonia Antonio Silva.

En el sitio se había reportado el homicidio número 100 del mes en curso, al cual daban cobertura ambos reporteros especializados en la fuente policiaca.

Domínguez expuso que estaba tomando fotos del exterior de una finca donde se encontraba el cuerpo de la víctima.

Los periodistas, que habitualmente cubren este tipo de hechos, se encontraban respetando el perímetro acordonado por la Policía con un listón amarillo, cuando de forma abrupta fueron increpados por los agentes por el hecho de tomar fotos.

Domínguez aseguró que una mujer policía le intentó arrebatar de sus manos el teléfono celular que estaba utilizando para grabar, por lo que lo redirigió hacia la agente, quien molesta por ser parte de la gráfica, dobló hacia atrás uno de los brazos del reportero, aferrándose a despojarlo del teléfono.

Fue en ese instante cuando otro agente le sorprendió por la espalda y lo aventó hacia una unidad de Policía para intentar esposarlo.

El otro reportero presente, Óscar Amaya Valdez, trató de impedir el abuso policial pero fue sometido de la misma forma por parte de agentes ministeriales, dijo el periodista de esta casa editora.

Después de este suceso en el que Domínguez y Amaya fueron víctimas de maltrato y abuso por parte de los policías, se informó al fiscal de la Zona Norte, Jorge Nava López, a quien se puso al tanto de los acontecimientos.

Una vez enterado el fiscal se comprometió a darle seguimiento penal al caso, donde los agentes que intervinieron dejaron de lado el arresto de Domínguez y Amaya cuando más reporteros llegaron al sitio para cubrir el evento y fueron testigos de la agresión contra sus compañeros, tomando videos y fotos del incidente.

Domínguez aseguró que fueron tres agentes del Estado y un municipal quienes trataron de someterlo y tirarlo al piso, además de amenazarlo, cuando no había motivo alguno para hacerlo más que su actividad periodística.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *