October 20, 2021

PLAN PARA ANULAR EMERGENCIA EN FRONTERA FRACASA

Washington— La declaración del presidente Donald Trump sobre una emergencia nacional en la frontera entre Estados Unidos y México, sobrevivió a una crucial votación en la Cámara ayer martes, ya que los demócratas no pudieron anular su veto, cambiando a las cortes la lucha sobre el dinero para construir el muro.

La votación fue de 248-181, quedando cortos respecto a los 288 votos que requerían. La votación da por terminados –por ahora– los intentos legislativos para echar abajo la declaración de emergencia nacional de Trump.

Trump recibió con agrado el resultado, comentando en Twitter: “Gracias a los republicanos de la Cámara por mantenerse unidos y a la Gran Victoria que obtuvieron sobre el muro fronterizo. ¡La votación del día de hoy simplemente reafirma que los demócratas del Congreso son un partido que está a favor de las Fronteras Abiertas, Drogas y Crímenes!”.

La disputa sobre el intento del presidente de evadir el Congreso y obtener billones de dólares para construir el muro fronterizo será peleada en las cortes federales, mientras que los estados y los propietarios de los predios de la frontera están decididos a detener a Trump.

Por lo menos, siete demandas han sido entabladas cuestionando la legalidad de la declaración de emergencia de Trump y sus planes para invertir los fondos en el muro, los cuales no fueron asignados por el Congreso para ese propósito.

El Gobierno tiene que contestarlas, aunque no se han programado audiencias.

“El presidente Trump no puede tomar los dólares de los contribuyentes para construir su muro sin el permiso del Congreso”, comentó el procurador general de California Xavier Becerra, ex congresista que entabló una demanda para bloquear la declaración de Trump, después de la votación.

“Los 20 estados que están de nuestro lado en la Corte están preparados para luchar duro y durante un largo tiempo para detener esa emergencia fabricada”.

Los que suscriben las demandas, entabladas en las cortes de Distrito de Estados Unidos de California, Texas y el Distrito de Columbia, incluyen a California y otros 18 estados, la Ciudad de El Paso, Texas, propietarios de terrenos ubicados en el lugar en donde se construirá el muro, grupos conservadores tales como Sierra Club y el Centro para la Diversidad Biológica, organizaciones de activistas incluyendo a la Unión Americana de Libertades Civiles y Ciudadanos a favor de la Responsabilidad y Ética de Washington.

En este mes, el Congreso le envió a Trump una resolución de desaprobación que buscaba anular su declaración nacional de emergencia, sin embargo, Trump utilizó el primer veto de su presidencia para anularlo.

Trump anunció la emergencia nacional en febrero, después del cierre gubernamental que duró un tiempo récord y de semanas de negociaciones que dieron como resultado un acuerdo que le daría billones de dólares menos que lo que él solicitó para colocar las barreras a lo largo de la frontera.

Legisladores de ambos partidos dijeron que la declaración de emergencia –que permite que Trump desvíe el dinero que el Congreso asignó para otros propósitos y utilizarlo para la construcción en la frontera– representó una dramática intrusión en la autoridad del Congreso sobre el gasto gubernamental.

En un debate en el pleno antes de la votación de ayer, los demócratas insistieron que Trump estaba violando la separación de poderes que otorga la Constitución, mientras que los republicanos argumentaron que estaba actuando dentro de su autoridad de acuerdo al Decreto de Emergencias Nacionales para solucionar una crisis genuina en la frontera Sur.

“Lo que tenemos aquí es un acto de vandalismo constitucional: el Ejecutivo está tratando de robar el poder sobre los recursos que tiene el Congreso”, comentó el representante Joaquín Castro, demócrata por Texas. Advirtió que si los legisladores permiten que eso suceda, los futuros presidentes de ambos partidos tendrán un gran poder para ignorar al Congreso.

Catorce republicanos rompieron filas para votar con los demócratas en un intento por anular el veto de Trump, pero representaron una pequeña minoría, ya que la mayoría de los legisladores del Partido Republicano apoyaron al presidente, argumentando que él estaba solucionando una emergencia que los demócratas habían ignorado.

“La izquierda radical de esta Cámara podría disolver nuestras fronteras totalmente si les dan la oportunidad”, declaró el representante Tom McClintock, republicano por California.

“A ellos les importa más defender la frontera iraquí que la nuestra”.

Las aprehensiones fronterizas han aumentado y están a punto de llegar al nivel más alto desde el 2008, aunque permanecen debajo de los índices álgidos de los años 90 y principios de los años 2000.

Legisladores de ambos partidos generalmente están de acuerdo en que existe una crisis humanitaria en la frontera, ya que muchas familias de Centroamérica están intentando ingresar a Estados Unidos, pero los demócratas argumentan que un muro no ayudaría para resolver ese problema.

Los republicanos no están de acuerdo, mientras que Trump continuamente ha argumentado que un muro –que fue el tema central de su campaña– es necesario para detener la inmigración ilegal y las drogas.

Trump aseguró desde hace tiempo que México pagaría el muro, sin embargo, la declaración de emergencia nacional le permite tomar 3.6 billones de dólares que fueron asignados por el Congreso para la construcción de proyectos militares a nivel nacional y en lugar de eso, utilizarlo para construir barreras a lo largo de la frontera.

El Pentágono aún no le ha dicho a los legisladores qué proyectos de construcción militar serán cancelados o retrasados en este proceso, lo cual ha dejado frustrados a los legisladores de ambos partidos.

Al escalar la pelea, el Pentágono anunció el lunes por la noche que iba a autorizar la transferencia de 1 billón de dólares al Ejército, parte de los cuales se utilizaría para ampliar el muro en el Sector El Paso. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *