‘ESTAMOS EN LA INCERTIDUMBRE’…COMERCIANTES DE LA VICENTE GUERRERO

Comerciantes de la avenida Vicente Guerrero mantienen diferentes expectativas con respecto a la implementación de la segunda ruta troncal por dicha vialidad, pues mientras algunos aseguran que la medida podría ayudar a reactivar los negocios de la zona, otros tienen preocupación de que la instalación de un carril confinado pueda perjudicarlos.

El pasado viernes, el Gobierno del estado anunció una inversión de hasta 30 millones de pesos para hacer las correcciones al BRT-2 a lo largo de la avenida 16 de Septiembre, donde se eliminó la intención de convertir a dicha vialidad de dos sentidos y hacer el retorno de las unidades de transporte por toda la Vicente Guerrero, instalando tres nuevas estaciones y un posible carril confinado para los camiones.

De acuerdo con Carlos Aguilar García, secretario de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP), el retorno de las unidades del Sistema Integral de Transporte sería desde la calle Helio y bajaría por toda la Vicente Guerrero hasta la avenida De las Américas, para posteriormente reincorporarse a la Paseo Triunfo de la República.

“No sé qué vaya a pasar, estamos en la incertidumbre, la librería aquí tiene más de 30 años, pero no sabemos si con esta medida se vaya a levantar la avenida o la vayan a dejar caer”, comentó Leopoldo Mendoza, uno de los comerciantes del sector.

En un recorrido realizado se pudo observar cómo desde la calle Constitución hasta Francisco Márquez, en la avenida Vicente Guerrero, prevalece una cantidad importante de viviendas y locales abandonados, incluso algunos de ellos se encuentran vandalizados; mientras, por otra parte, son pocos los establecimientos que “sobreviven” en el sector, la mayoría de ellos, cantinas y bares.

Para Edmundo Mendoza, trabajador de una tienda de venta de desechables, la implementación del transporte semimasivo en la avenida puede ayudar a los comerciantes del sector; sin embargo, está consciente de las afectaciones a las que se podría enfrentar durante la ejecución de las obras.

“Es indudable que mientras estén los trabajos nos van a perjudicar, pero a la larga esperamos que sean más los beneficios que las afectaciones, se tiene que alivianar esta calle que está muy jodida, aunque se me hace que un carril confinado no está bien porque la vialidad está muy angosta”, dijo.

Por su parte, Emilio Cruz, trabajador de una tortillería ubicada a la altura de la calle Perú, indicó que espera que la implementación del BRT-2 ayude a su negocio y a los de la zona a mejorar el número de visitantes; no obstante, también mostró su inquietud por el posible confinamiento de uno de los carriles.

“Sí nos va a beneficiar, tiene que, porque es un transporte más seguro, además de que se va a arreglar toda la Vicente Guerrero, esperemos que con esto aumente el número de clientes, la tortillería aquí tiene más de 50 años, nosotros creemos que sí nos va ayudar, nada más que no vayan a confinar el carril, porque entonces ahí sí nos van a pasar a afectar”, puntualizó.

Sin embargo, también hay opiniones que consideran que la circulación del llamado “Bravobús” por esta zona de la ciudad no representará beneficio para los comercios debido a la falta de paradas específicas. “No creo que esto funcione, no nos va ayudar en nada a levantar la avenida porque en esta zona ya no hay negocio, la calle está muy sola, antes aquí enfrente había muchas farmacias, peluquerías y hasta escuelas, hoy ya no, mucha de la gente que antes vivía aquí ya no está, no sé qué tipo de transporte vayan a poner, pero se necesita una parada específica para que las personas puedan llegar a los locales”, comentó Ramona Díaz, trabajadora de una panadería con más de 30 años en el sector.

El Gobierno del estado evidenció una serie de irregularidades detectadas en la construcción del BRT-2 tras lo hecho por la pasada administración, lo que obligó a la SCOP a modificar el proyecto originalmente presentado, eliminando incluso la estación subterránea Muref y contemplar la edificación de tres paraderos nuevos en la Vicente Guerrero: uno a la altura de la ExAduana, otro en el monumento a Benito Juárez y uno más en las cercanías al Parque Borunda, además de otras adecuaciones que requerirán de una inversión de 30 millones de pesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *