PRESAS DE LA REGIÓN SUR ASEGURAN CICLO AGRÍCOLA

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural del seccional del municipio de Jiménez, así cómo los informes proporcionados por la Comisión Nacional del Agua en cuanto a la captación hidráulica de las presas en el sur del estado de Chihuahua, previeron un buen ciclo agrícola asegurando para aproximadamente cinco mil hectáreas que beneficiarán en diversos cultivos a productores de la zona.

Con el agua captada por las lluvias en los meses anteriores, las presas “Pico de Águila y San Gabriel”, están asegurando el ciclo agrícola para el 2022, que son cinco mil hectáreas para Jiménez, López y Coronado, según lo informó Roberto Baca, titular de la Sader con representación en los municipios de Jiménez y colindantes comunidades.

Estas cinco mil hectáreas se encuentran distribuidas en estas tres comunidades en las cuales se encuentran distintas siembras y es así como se complementan la cantidad de hectáreas.

Son alrededor de mil hectáreas para la siembra de nogal, dos mil para alfalfa, de entre mil a mil quinientas para el Maíz, entre chile, cebolla, sorgo forraje y avena forraje se complementa el resto de las hectáreas, estas se dan en base al agua, y en base al fuego del cultivo.

En cuanto a los datos que proporciona la Conagua, la presa “Pico de Águila” en estos momentos se encuentra en un 98 por ciento de su capacidad total, mientras que la presa “San Gabriel” se encuentra en un 38 por ciento, es por ello que se espera que con esa capacidad se asegura el ciclo agrícola el próximo año.

Ambos complejos hidráulicos están siendo también aprovechados por los municipios para detonar actividades deportivas y recreativas como la pesca ya que en las dos existen diversas especies de peces de las que algunas son incluso protegidas.

Aunado a esto, las aguas que estos lugares aguardan sirven también para la fauna diversa que se puede encontrar en la región al norte del país como lo son venados, garzas, patos entre otros.

BUEN PORVENIR TRAS LA SEQUÍA

Cabe agregar que anteriormente, la sequía que azotó la región al igual que en varias partes del país, dejó afectaciones severas en el sector ganadero y agropecuario de los municipios qie comprenden Jimenez, Parral y Balleza donde se concentra la mayor actividad rural.

Afortunadamente estas precipitaciones que han alimentado las presas de Chihuahua en lo que va del año en curso, reflejan un buen panorama para quienes se dedican a esta actividad necesaria para la vida cotidiana en la ciudad al ser el campo quien provee los productos de alimento que necesita la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *