LA PEOR CRISIS HÍDRICA DE BRASIL PROVOCA EL AUMENTO DE LOS PRECIOS DE LA ENERGÍA

El aumento del precio de la energía eléctrica en Brasil, impulsado en parte por la peor crisis hídrica de los últimos 91 años, tendrá este año un impacto negativo en la economía con pérdidas de 8.200 millones de reales (unos 1.445 millones de dólares) en el Producto Interior Bruto (PIB), lo que equivale a un retroceso de un 0,11 % en el índice.

El aumento del precio de la energía provoca que las familias tengan menos ingresos disponibles para el consumo, lo que a su vez se traduce en una reducción de la demanda interna y, por ende, en la disminución de la producción nacional de bienes de consumo.

Según el estudio ‘Impacto económico del aumento del precio de la energía eléctrica’ de la Confederación Nacional de Industria (CNI), el consumo de los hogares se reducirá 7.000 millones de reales (unos 1.231 millones de dólares), las exportaciones tendrán pérdidas equivalentes a 2.900 millones reales (500 millones de dólares) y se perderán 166.000 empleos. 

En un comunicado, Robson Braga de Andrade, presidente del CNI, destacó que la crisis en el abastecimiento de los embalses brasileños ha afectado la producción de energía en las hidroeléctricas, que es más barata, y ha obligado a usar las termoeléctricas, que son más caras, lo que explica el aumento de la inflación.

Braga de Andrade dijo sentirse «preocupado» por esta situación, ya que «la electricidad es uno de los principales insumos de la industria brasileña. «Este incremento en el coste de generación de energía repercute en los consumidores, con impactos muy negativos en la economía«, explicó.

Sectores más afectados

Por su parte, Maria Carolina Marques, autora del estudio, también destacó que el aumento de la energía eléctrica no afecta a todos los consumidores de la misma manera y que los sectores dependen de tres factores: variación de precios, intensidad del consumo de energía y si los productos fabricados son comercializados internacionalmente.

Según Marques, los sectores industriales más afectados son: energía eléctrica y gas natural; metalurgia; fabricación de piezas y accesorios para vehículos de moto; fabricación de productos de madera; minería; textiles o celulosa y papel, entre otros. 

Para 2022, el estudio calcula una pérdidas de 14.200 millones de (unos 2.500 millones de dólares) del PIB, con un impacto negativo de 0,19 %. Además, se prevé una pérdida de 290.000 empleos frente al número de personas empleadas entre abril y junio de 2021; que se reduzcan 12.100 millones de reales el consumo de las familias; y que las exportaciones se recorten un 0,41 %.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.