SATURAN ‘REZAGADOS’ PUNTO DE VACUNACION EN ESTADIO DE BEISBOL

Desorientados, cientos de juarenses se encuentran en las inmediaciones del estadio de béisbol «Juárez», sobre avenida Reforma. Filas kilométricas en forma de caracol, de más de tres horas de espera, se presentan en el inmueble que carece de personal suficiente para guiar a quienes acudieron hoy por su segunda dosis de Pfizer, y también para aquellos que se confundieron pensando que ahora se suministrarían las aplicaciones iniciales de AstraZeneca, cuando se informó antes que ello será los días miércoles 10, jueves 11, viernes 12 y sábado 13, de acuerdo con Bienestar.

Adultos mayores, embarazadas, personas con discapacidad, amputados y otros con enfermedades crónicas, algunos acompañados por niños, se ven obligados a aguardar bajo el sol de forma indefinida en la espera del biológico norteamericano, mismo que este martes 9 de noviembre se destinará solo a aquellos que requieren el «refuerzo». Esto ha generado diversos conatos de bronca (controlados al momento por las autoridades) entre quienes están formados y están expectantes de que se les faciliten los antivirales, pues algunos aprovechan para colarse en la fila que rodea tres veces el complejo deportivo e inicia desde el exterior.

«¿Dónde está la organización? Llevo formado una hora y media (y no ha avanzado ni una cuarta parte de la hilera). No hay nadie que esté orientando a las personas», dijo Valentino Gutiérrez, de 42 años, quien fue por la suministración secundaria de la fórmula norteamericana. A su lado estaba Miguel Pérez, de 29 años, quien coincidió y enfatizó que no hay siquiera baños públicos para la población convocada.

«Hemos visto que muchos vienen pensando que es la primera dosis, pero no, es la segunda. Hay muchos con muletas, personas mayores y no hay lugares preferentes para ellos», expresó. A su vez, Miriam Jiménez, de 46 años, dio la razón a ambos fronterizos y exhortó a las autoridades a organizar mejor las campañas de inmunización y a no saturar solo una sede, ya que el congestionamiento vehicular también es evidente y si bien está siendo dirigido por la Policía Vial, no dejan de arribar los guiadores.

«Hay gente que no sabe ni qué…están bien desorientados», externó la juarense que, como muchos, se protegía del sol únicamente con sus documentos en un folder, temiendo que los antivirales enviados por la Federación sean insuficientes de frente a la multitud apostada en el sitio que a partir de mañana y hasta el próximo sábado atenderá a quienes buscan primeras dosis de AstraZeneca, según fijó el Gobierno federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *