FILAS,FILAS Y MAS FILAS…EN EL ESTADIO DE BEISBOL

Tras horas de espera formados en filas kilométricas a la intemperie, cientos de juarenses que buscaron sus segundas dosis Pfizer –tal cual convocó la Federación– quedaron ayer en incertidumbre luego de que las puertas del estadio “Juárez” les fueran cerradas de manera intempestiva.

Eso después de que los biológicos anti-Covid enviados por el Gobierno federal fueron insuficientes para la cantidad de rezagados, que se había estimado en 50 mil.

Adultos mayores, mujeres embarazadas, personas con discapacidad, enfermos crónicos y más fronterizos se quedaron con esquemas incompletos.

Aunque el horario anunciado de la campaña fue de las 08:00 a 15:00 horas, al mediodía los organizadores optaron por impedir el acceso al complejo deportivo ubicado en Reforma y Sanders, pues tuvo desde temprano una elevada afluencia de personas que formaron hileras que a manera de caracol daban vueltas al complejo.

Oficiales que custodiaban el estadio recibieron orden de no dar acceso a la gente. En la entrada principal, Elizabeth Guzmán Argueta, coordinadora regional de programas para el Bienestar, dijo a El Diario que deberá esperarse próxima información desde el nivel central.

“Estamos informando a la gente que ya concluyó la aplicación de segundas dosis de la marca Pfizer. Habrá que esperar próxima información para ver cuándo va a ser la próxima jornada, por ahora ya concluyó… hay que esperar que la coordinación Correcaminos nos dé la información. Ya concluyó”, dijo la servidora.

La noticia enfureció a aquellos que esperaban poder tener acceso al biológico, toda vez que para que éste genere la protección esperada frente al coronavirus no deben transcurrir más de seis semanas entre la inoculación inicial y la segunda, factor que arguyeron hacia las autoridades.

“Muchos pedimos el día en el trabajo, creo que lo correcto hubiera sido que lo hicieran por apellido porque era imposible atender a tanta gente hoy”, “Estoy muy molesta. Tenemos mucho tiempo en línea”, fueron algunos de los comentarios recogidos entre la población que se encontraba aglomerada en el sitio.

Previo al suceso, otros testimonios ya daban razón del hecho. “¿Dónde está la organización? Llevo formado una hora y media (y no ha avanzado ni una cuarta parte de la hilera). No hay nadie que esté orientando a las personas”, dijo Valentino Gutiérrez, de 42 años.

A su lado estaba Miguel Pérez, de 29 años, quien enfatizó que no hubo siquiera baños públicos. “Hemos visto que muchos vienen pensando que es la primera dosis, pero no, es la segunda”, manifestó. Miriam Jiménez, de 46 años, solicitó mejor organización en este tipo de jornadas.

“Hay gente que no sabe ni qué, están bien desorientados”, externó la juarense que, como otros cientos, se protegía del sol únicamente con sus documentos en un folder, temiendo lo que después se materializó: que los antivirales enviados fueran insuficientes de frente a la multitud agrupada en dicho recinto.

Una vez que las entradas fueron obstruidas, quienes se quedaron formados dentro del patio del lugar fueron notificados alrededor de hora y media después que correrían la misma suerte: no los vacunaron y tampoco se les dio alguna fecha nueva para poder ir por la inyección desarrollada en los Estados Unidos.

Lo expuesto fue un reflejo de lo acontecido en el mes de mayo pasado, cuando imperó el desorden al exterior del museo La Rodadora, ubicado sobre Teófilo Borunda. Esa vez un empalme de grupos en un único punto generó aglomeraciones durante horas debajo del sol a 36 grados centígrados (97 Fahrenheit).

Entonces se juntaron las personas de 50 a 59 años, adultos mayores rezagados, embarazadas y hasta personal médico. Algunos de estos últimos fueron regresados sin ser inmunizados. Según se documentó, hubo desmayos y –como ayer– conatos de bronca controlados por elementos de los tres niveles.

En un comunicado emitido anoche se afirmó que las autoridades de Salud, Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y Bienestar se encuentran analizando esta situación “a fin de no dejar a nadie desprotegido”.

Asimismo, se puntualizó que ya que se registró alta participación y el personal continúa trabajando en el conteo de dosis aplicadas a quienes se habían inoculado por vez primera en agosto pasado. Sin embargo, no se dio a conocer si se estableció un cálculo de personas no vacunadas hasta el cierre de esta edición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *