SE ENFRENTAN AL ALZA DE PRECIOS Y ESCASEZ

Aunque pareciera que la pandemia del Covid-19 es cosa del pasado, sus consecuencias siguen repercutiendo en la presente, especialmente en el ámbito económico.

 La crisis que dejó a miles sin empleo y las industrias que perdieron millones de dólares, ahora han intentado volver a la normalidad, pero esta ha sido más complicada debido diversos factores que han mantenido a la economía estancada.

 Expertos aseguran que todo Estados Unidos, y esta frontera en específico, se enfrenta a un acelerado aumento de los precios y a una escasez de productos nunca antes visto a causa de la crisis de la cadena de suministro.

 Jerry Pacheco, presidente y director ejecutivo de la Alianza Industrial Fronteriza, asegura que hay una serie de problemas que están causando esta situación, incluida una mayor demanda, una infraestructura deficiente la escasez de mano de obra.

 “Un ejemplo es la industria automotriz que ha sufrido mucho. Tenemos empresas de textiles aquí que venden a este sector. Pero ocurre que están recibiendo y recibiendo inventario, pero sus compradores están tratando de posponer el negocio porque hay una falta de chips para los carros”, dijo Pacheco.

Explicó que, además de la escasez de algunos productos y el exceso de oferta, el problema también es la falta de espacio para almacenar los inventarios acumulados.

 “Hay cientos de empresas que están buscando espacio temporal. Nunca he visto una situación como la tenemos hoy”, declaró.

 “Entonces, tiene un impacto en general. Hoy mismo hablé con un gerente de textiles y me dijo que tiene cuatro meses de inventario porque pidió órdenes esperando que hubiera demanda. Sin embargo, con la falta de ese chip, él sigue recibiendo inventario, pero no hay a quién venderlo porque sus compradores lo están posponiendo. Su bodega está llenísima”, añadió.

 El director califica la situación como algo “irónico” debido al exceso de inventarios y la falta de compradores.

 “Es irónico porque la demanda está fuera de serie en todos los sectores, pero conseguir componentes, conseguir materiales y conseguir apoyos de otras empresas, es extremadamente difícil”, agregó Pacheco.

 “Podríamos producir más si tuviéramos tal componente o tal servicio”, comentó.

 Pacheco hizo referencia a los dos puertos más grandes de la costa oeste, el de Long Beach y Los Ángeles, donde cientos de barcos flotan a lo largo de la costa esperando su turno para atracar y descargar.

 “Es súper difícil encontrar un servicio de este tipo porque ahora cuesta 10 veces más con tanto trabajo y con tanta demanda”, aseveró.

 “También lo que está pasando en las costas y los barcos contenedores, están esperando de siete a 10 días para irse a los puertos y para descargar todos los contenedores”, manifestó.

 Pacheco dijo que esta situación impacta directamente a la frontera debido a su relación con la industria maquiladora en Mexico.

 “Tenemos una base industrial en la región muy dependiente de componentes de China, de Taiwán, de Japón”, dijo.

 “Están tardando mucho en mandar esa mercancía de Asia y luego nosotros en Estados Unidos estamos tardando mucho en descargar los barcos, poner los contenedores en el tren o en los camiones”, expuso.

 Pacheco dijo que de ahí se derivan el aumento de precios y la escasez de productos,

 Otro factor, de acuerdo con él, es que los barcos que transportan los productos son tan grandes que ahora son más tardados para descargar.

 “Son enormes y cuesta mucho más tiempo vaciarlos. Hay algunos que pueden tener hasta 24 mil contenedores de 20 pies de largo” apuntó.

 “Esto quiere decir que cuesta mucho más tiempo descargar un barco de ese tamaño. Además, la demanda está al tope. Estamos comprando por todos lados y estamos entrando en la temporada de navidad”, expresó.

El experto asegura que muy probablemente la situación continúe hasta el verano del 2022, y son los consumidores los primeros afectados.

 “Pagan por la diferencia. Si hay un aumento del costo de los fletes, si hay aumento del costo de materiales, si hay una escasez de chips, se van a subir los precios y nosotros lo vamos a pagar”, precisó.

 “Lo único que se puede hacer es tener paciencia porque esto continuará hasta el verano. Hay que cuidar los gastos y reconocer que vamos a tener este problema en las temporadas navideñas donde todo va a salir más caro”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *