EU BUSCA ‘TRATO PAREJO’ EN ENERGÍA EN MÉXICO

La Administración del presidente Joe Biden tiene como una de sus prioridades asegurarse que las empresas de Estados Unidos que operan en el sector energético de México reciban el mismo trato que las mexicanas en el marco de las reformas impulsadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Mientras la Cámara de Diputados discute una propuesta de reforma constitucional al sector eléctrico para favorecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y para la explotación de minerales estratégicos como el litio, un alto funcionario estadounidense insistió en la preocupación de su país por los cambios.

“Nos preocupa que algunos de los cambios propuestos en México vayan contra todos los objetivos compartidos. Lo hemos hablado de manera franca, constructiva y respetuosa con el Gobierno mexicano”, dijo Brian Nichols, subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, en una audiencia en el Capitolio.

“Claramente el asegurar que nuestras compañías (estadounidenses) reciben un trato justo y equitativo cuando operan en México es una prioridad clave para EU en nuestra relación con México”.

A pregunta directa del congresista republicano por Texas August Pfluger sobre si los cambios impulsados por el Gobierno de López Obrador en el sector energético son consistentes con el nuevo acuerdo comercial de América del Norte (T-MEC), Nichols insistió en que su prioridad es que así sean.

“El trabajo que tenemos hacia adelante es asegurar que México cuente con energía limpia confiable, que nuestras inversiones en México reciban el mismo trato que el que reciben las empresas mexicanas según lo dictan nuestros acuerdos internacionales, incluido el T-MEC”, dijo.

“Estamos trabajando para lograrlo”.

Apenas el 21 de enero pasado, la secretaria de Energía de EU, Jennifer Granholm, visitó la Ciudad de México, donde sostuvo reuniones con el presidente López Obrador y su Gabinete en las que expresó su “preocupación real” por el impacto negativo de las reformas energéticas en la inversión estadounidense.

“La secretaria Granholm tuvo una visita muy positiva a México el mes pasado. Ahí, ella pudo continuar nuestra discusión con el presidente López Obrador y su homóloga mexicana (la Secretaria Rocío Nahle) sobre energía”, dijo hoy Nichols en su respuesta al congresista Pfluger durante una audiencia legislativa.

“(Discutieron) el garantizar la seguridad energética de América del Norte, ayudar a México a cumplir con sus compromisos para abordar los desafíos del cambio climático (…) y ayudarnos a construir una mejor integrada cadena de suministro en América del Norte que cuente con abasto energético confiable”, dijo hoy.

Previo al viaje de Granholm, un grupo de senadores demócratas reprobaron la propuesta de reforma a la electricidad y minería estratégica en México asegurando que viola el T-MEC al discriminar a favor de la CFE y además pone en riesgo 44 mil millones de dólares en inversión privada en el sector energético.

Además de los demócratas, grupos del sector privado estadounidenses así como legisladores republicanos, como el congresista Pfluger y el senador Ted Cruz, han denunciado diversos cambios regulatorios impulsados por López Obrador desde el inicio de su mandato como contrarios al espíritu del T-MEC.

Leave a Reply

Your email address will not be published.