ARRESTAN A HOMBRE POR DISPARAR CONTRA 2 PERSONAS EN TIENDA DE WASHINGTON

Las autoridades arrestaron a un hombre que abrió fuego el lunes en un mercado en el estado de Washington, matando a una persona e hiriendo a otra.

Aaron Christopher Kelley, de 39 años, fue arrestado en la Carretera Interestatal 90 cerca de Spokane, informó la policía local en un mensaje en Facebook.

“Kelly será trasladado a la jurisdicción apropiada y confinado a la cárcel del condado Benton bajo cargos de asesinato e intento de asesinato”, dijo la policía. “Agradecemos a las otras agencias policiales que colaboraron con nosotros para detener rápidamente a este sujeto”, añadió.

No quedaba claro si Kelly tenía abogado que pudiera hablar en su nombre. No se divulgaron detalles de cómo fue arrestado.

Kelly había sido identificado previamente por la policía como el individuo que abrió fuego en la tienda Fred Meyer en Richland, en el sector sur-centro del estado de Washington. El individuo ha tenido interacciones con las autoridades en el pasado, según la policía.

La policía recibió la primera llamada de auxilio sobre gritos y aparentes tiros en la tienda a las 11:03 a.m. Los primeros policías en responder llegaron apenas un minuto después, indicó la fuerza.

La jefa policial interina de Richland, Brigit Clary, dijo que los agentes hallaron a las dos víctimas una cerca de la otra en la tienda y aunque trataron de salvar a una de ellas, falleció. La otra víctima, un empleado de la tienda, fue llevado al hospital. Fue operado y estaba en condición crítica. Ambas víctimas fueron descritas como hombres de raza blanca. Sus nombres no han sido difundidos.

“Lo que ocurrió en nuestra ciudad hoy fue un acto trágico e insensato”, expresó Clary.

El sospechoso y la víctima fallecida habían tenido una interacción antes de la balacera, según videos de vigilancia observados por la policía. Los agentes dijeron no saber cuál era el motivo de la conversación o si las dos personas se conocían. La víctima fatal no era empleado de la tienda, dijo la policía.

Empleados y clientes fueron escoltados hacia el estacionamiento mientras agentes recorrieron cada pasillo de la tienda en busca de más víctimas o atacantes, pero no había, dijo la policía.

Leave a Reply

Your email address will not be published.