MUERE SUEÑO DE FACEBOOK DE CONECTAR A TODO EL MUNDO

Durante 18 años, desde que Mark Zuckerberg lo inició en un dormitorio de Harvard, Facebook ha ido creciendo. A través de escándalos, reacciones violentas, presión regulatoria y amenazas competitivas, ha seguido creciendo, hasta ahora.

Meta, el nuevo nombre de la empresa anteriormente llamada Facebook, informó el miércoles pasado que Facebook perdió usuarios diarios el último trimestre por primera vez en la historia. Si bien la compañía en su conjunto, que incluye Instagram y WhatsApp, continuó creciendo, su red social insignia, la gran aplicación azul, como se le conoce internamente, se estancó apenas por debajo de los 2 mil millones de inicios de sesión por día.

La noticia de que Facebook pudo haber alcanzado su punto máximo en 2021 fue sólo el punto de datos más simbólico en un sombrío informe de ganancias corporativas que envió a las acciones de Meta a una espiral épica e histórica: recortando $220 mil millones de su valor e insinuando que el reinado de la compañía sobre la socialización en línea podría no ser lo último.

Para los inversores, las señales más preocupantes tienen que ver con la lucha de la compañía por monetizar el producto de video de formato corto Reels de Instagram, su respuesta al candente rival chino TikTok; una represión de la privacidad por parte de Apple que ha limitado la capacidad de Facebook para orientar anuncios en iPhones; y el aumento de los gastos en la dramática apuesta de la compañía por construir un futuro de realidad virtual que llama “el metaverso”.

El uso de la propia aplicación de Facebook se había estado nivelando gradualmente durante años. Y 2 mil millones de inicios de sesión diarios sigue siendo una cifra enorme, casi incomprensible, mayor que la población de cualquier país.

Pero no es lo que buscaba Facebook, que era conectar a todos, al mundo entero, incluso a las personas que aún no tienen acceso a Internet. Si bien es posible que Facebook reanude su crecimiento de alguna forma en el futuro, la disminución trimestral en la métrica más preciada de la red social, conocida como usuarios activos diarios, es una señal de que es poco probable que el sueño de Zuckerberg se realice por completo, al menos en el futuro, de la forma que alguna vez imaginó.

Presagio de cambio

Para el usuario promedio de Facebook, esto puede no significar mucho a corto plazo. La red social sigue siendo masiva, indispensable para muchos, y no desaparecerá pronto. Este no es el “momento Myspace” de Facebook, al menos no todavía.

Más bien, es un presagio de un cambio que ya está en marcha en Menlo Park, uno en el que Facebook ya no es el centro de atención de Meta o el lugar de sus innovaciones más importantes, sino un producto heredado rentable que debe mantenerse. Esa estatura disminuida puede tranquilizar a las personas que se preocupan por el impacto de Facebook en el discurso y la democracia, pero podría afectar en ambos sentidos: puede significar que la construcción de políticas de contenido y sistemas de moderación cada vez más sofisticados se vuelve menos una prioridad estratégica con el tiempo.

Mientras tanto, subraya que Instagram, WhatsApp y, cada vez más, Reality Labs, la división encargada de desarrollar hardware y software de realidad virtual y aumentada, son el futuro de la empresa. Meta hará todo lo posible para que sigan creciendo, para defenderse de los rivales y para encontrar formas de exprimir más tiempo de sus usuarios y más dinero de sus anunciantes.

Cuando crearon Facebook, Zuckerberg y compañía no sólo querían crear la red social más grande. Se propusieron construir algo verdaderamente omnipresente, algo que todos usarían, algo que se convertiría en parte del tejido de la sociedad global, algo que todos tenían que usar, aunque sólo fuera porque todos los demás lo usaban. Y llegaron más lejos de lo que casi nadie podría haber imaginado. Simplemente no todo el camino.

Su misión, conectar

Para comprender cómo fue el crecimiento integral de la identidad de Facebook, vale la pena revisar un memorando que el ejecutivo Andrew “Boz” Bosworth, ahora director de tecnología de Meta, envió a la empresa en 2016.

“El estado natural del mundo no está conectado”, escribió Bosworth en el memorando, que fue filtrado y publicado por BuzzFeed en 2018. “No está unificado. Está fragmentado por fronteras, idiomas y cada vez más por diferentes productos. Lo mejor los productos no ganan. Los que todos usan [sic] ganan”.

El “imperativo” de Facebook, en palabras de Bosworth, su razón de ser, era ser ese producto que todos usaran, la herramienta que unificaría por fin a una raza humana fragmentada en una sola y vasta red. Y la compañía perseguiría ese imperativo a cualquier costo, incluso el costo de la vida de los usuarios, “porque eso es lo que hacemos”, escribió. “Conectamos personas”.

Bosworth insistió más tarde, una vez que el memorando salió a la luz, que lo había escrito con espíritu de debate y que realmente no creía en lo que escribía. Zuckerberg dijo lo mismo. Sin embargo, las acciones de la compañía lo han confirmado una y otra vez a lo largo de los años.

Para los pobres

Ni siquiera fue suficiente que Facebook conectara a todos en el mundo con una conexión a Internet. En 2013, antes de que el crecimiento de usuarios comenzara a disminuir a nivel mundial, Zuckerberg, que siempre piensa a largo plazo, siempre anticipándose a la amenaza que se avecina, previó que Facebook eventualmente se vería limitado por la realidad de que aproximadamente la mitad del mundo carecía de acceso confiable a Internet. Así que ideó un plan para conectar a “los próximos 5 mil millones” ofreciendo una versión limitada y gratuita de Internet centrada en Facebook para los pobres del mundo.

Llamado internet.org, y más tarde renombrado como Free Basics, el moonshot de Facebook perdió su objetivo en gran medida, logrando ganancias en algunos mercados clave pero quedando corto en otros debido a la desconfianza pública, el nacionalismo digital y el enfoque demasiado confiado de la empresa. Aún así, Facebook siguió creciendo a medida que más personas del mundo se conectaban en línea sin su ayuda y comenzó un gran impulso para obtener más usuarios internacionales en 2014. Incluso en 2018, cuando el uso de la aplicación en los Estados Unidos y Canadá se estancó por primera vez, fue impulsado por el crecimiento en otros lugares.

 El resto del mundo

Pero el informe de ganancias del martes mostró que el ascenso de Facebook se ha estancado en casi todas partes. La mayor disminución en el uso diario no fue en Estados Unidos sino en una categoría que llama “resto del mundo”, que incluye América Latina y África. La compañía agregó que los aumentos en los precios de los planes de datos en India el año pasado también contribuyeron a un crecimiento más lento de lo esperado.

Todo lo cual proyecta el dramático cambio de nombre de Facebook y gira a “construir el metaverso” bajo una nueva luz. Zuckerberg sabía antes que nadie que las redes sociales ya no eran suficientes para mantener a la empresa en la cima. Ahora está tratando de crear una gran visión nueva de un mundo digital en el que todos tenemos una segunda vida que se desarrolla a través de avatares que habitan espacios y reinos virtuales.

Zuckerberg tiene un largo historial de reinvención de Facebook y ha estado compensando la desaceleración de la gran aplicación azul durante algún tiempo. Hace varios años, la empresa se dio cuenta de que se había saturado entre los usuarios de Estados Unidos y Canadá, y revisó su algoritmo central de suministro de noticias para priorizar la participación, logrando que los usuarios existentes pasaran más tiempo en la red.

También compró Instagram y WhatsApp, propiedades de Facebook que continúan creciendo incluso cuando el producto que Zuckerberg construyó cuando era estudiante universitario está alcanzando su punto máximo. Y perder usuarios no significa necesariamente perder dinero a corto plazo: los ingresos por usuario de Facebook también siguieron creciendo el último trimestre.

 La clave en Instagram

Para recuperar su posición, Meta tendrá que fortalecer su enfoque en crecer y ganar más dinero con Instagram. Tendrá que cumplir con los planes para hacer que sus diversos servicios sean más interoperables en la parte delantera y trasera, por ejemplo, dando a las personas que usan Messenger la capacidad de conectarse con los vendedores en Instagram.

Su éxito en regiones de crecimiento potencial como África, donde Facebook es muy popular, también depende de la ampliación del acceso a Internet. Menos de la mitad de las personas en África subsahariana tienen teléfonos inteligentes y muchos tienen un ancho de banda limitado en teléfonos prepagos, según GSMA, la organización industrial para operadores de redes móviles en todo el mundo.

Meta informó que Reality Labs está creciendo rápidamente, aunque sus gastos aumentan más rápido. Quizás algún día sea el metaverso de Facebook el que nos conecte a todos, por fin.

Sin embargo, el final de la era de crecimiento de Facebook marca un punto de inflexión en la historia de las redes sociales e Internet. Si Zuckerberg no pudo conectar a todo el mundo con Facebook, dados todos los recursos, el impulso y el deseo que uno podría pedir, es posible que tenga que enfrentarse a la posibilidad de que ninguna red lo haga jamás.

Leave a Reply

Your email address will not be published.