RESISTE KIEV EL AVANCE RUSO

El ejército ucraniano, superado en número y armamento, libró feroces batallas cuerpo a cuerpo el sábado para mantener el control de la capital, Kiev, y otras ciudades del país cuando estallaron intensos combates callejeros en el tercer día de la invasión rusa. 

Un día después de que los soldados ucranianos intentaran prevenir un ataque a la capital volando puentes y estableciendo puestos de control armados, se escucharon ráfagas de disparos y explosiones en todo Kiev, incluso en su corazón, la plaza Maidan, donde las protestas ucranianas llevaron al derrocamiento de un Gobierno pro-Moscú en 2014.

Siguiendo el patrón desde que comenzó la invasión rusa, al caer la noche en la capital, el bombardeo se intensificó. 

Dos grandes explosiones sacudieron Kiev poco antes de la 1 am del domingo, después de que el Gobierno advirtiera que un ataque aéreo era inminente.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, dijo el sábado que el ejército, ayudado por civiles armados con rifles y bombas incendiarias, estaba “repeliendo los ataques enemigos” en todo el país. Se burló de los informes de que Estados Unidos se había ofrecido a evacuarlo.

“La lucha está aquí”, dijo la embajada de Ucrania en Londres, citando a Zelenskyy. “Necesito municiones, no un aventón”.

Muchos residentes de la capital han huido bajo tierra en busca desesperada de refugio de las bombas. En un vecindario, algunos han pasado tanto tiempo en un estacionamiento que ha adquirido el aspecto de una calle de vecindario, con niños andando en bicicleta y patinetas y jugando mientras sus padres observan, preguntándose qué les deparará el mañana.

El sábado, Tetyana Khytryk estaba entre ellos, junto con su esposo y sus dos hijos pequeños. Más temprano ese día, dijo, visitaron su apartamento para comer y fueron testigos de un ataque con misiles. “Es doloroso ver un edificio destruido ante tus ojos”, dijo Khytryk.

Con las fuerzas rusas enfocadas en tres ciudades ucranianas: Kiev en el norte, Kharkiv en el noreste y Kherson en el sur, cada bando trató de moldear las percepciones de cómo iba la lucha.

En medio de informes de que las fuerzas rusas se habían visto frenadas por la tenaz resistencia, el Kremlin dijo el sábado que el asalto a la capital continuaba “de acuerdo con el plan de operación”, como lo expresó el portavoz Dmitry Peskov.

Zelenskyy ofreció una narrativa muy diferente en un video el sábado.

“Sabemos lo que estamos protegiendo: el país, la tierra, el futuro de nuestros hijos”, dijo. “Kiev y las ciudades clave alrededor de la capital están controladas por nuestro ejército. Los ocupantes querían bloquear el centro de nuestro estado y poner aquí sus títeres, como en Donetsk. Rompimos su plan”.

Peskov dijo que la campaña se había detenido para permitir que el Gobierno ucraniano considerara negociaciones de paz, pero los reporteros del New York Times en Kiev escucharon bombardeos sostenidos durante la noche del viernes. El sábado por la mañana, un misil golpeó un bloque de apartamentos civiles en el extremo suroeste de Kiev, hiriendo al menos a seis personas, según los servicios de emergencia de Ucrania.

Un alto funcionario del Pentágono dijo el sábado que la mayoría de los más de 150 mil soldados rusos que se concentraron en la frontera ucraniana en las semanas previas al ataque ahora luchaba en el país, pero estaban “cada vez más frustrados por su falta de impulso” ante la situación por la fuerte resistencia ucraniana, especialmente en el norte.

A pesar de su poder de combate, las tropas rusas aún no controlan ninguna ciudad, dijo el funcionario, aunque se estaban acercando a Kiev y otros centros urbanos importantes. Los aviones de combate rusos tampoco controlan completamente el espacio aéreo de Ucrania, ya que los aviones de combate y las defensas aéreas ucranianas continuaron enfrentándose a ellos.

Aun así, el ataque ruso desde aire, tierra y mar es rápido y extremadamente fluido, y la mayoría de los analistas occidentales espera que las fuerzas ucranianas sucumban ante las fuerzas armadas rusas, más grandes y tecnológicamente más avanzadas, en los próximos días.

El Ministerio de Defensa británico se hizo eco de la evaluación del Pentágono, que dijo que la velocidad del avance ruso se había “ralentizado temporalmente, probablemente como resultado de las graves dificultades logísticas y la fuerte resistencia ucraniana”. Dijo que los enfrentamientos nocturnos en Kiev probablemente involucraron “un número limitado de grupos de sabotaje rusos posicionados previamente” y que el objetivo final de Rusia era capturar la capital.

El ministro de Salud de Ucrania, Viktor Lyashko, dijo el sábado que 198 personas, entre ellas tres niños, habían muerto desde el inicio de la incursión rusa el jueves. Otras mil 115 personas, incluidos 33 niños, han resultado heridas, dijo.

Mientras decenas de miles de refugiados huían del país, Estados Unidos y sus aliados europeos se apresuraron a fortalecer las fuerzas de Ucrania mediante el envío de misiles, equipos médicos y cascos.

El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, declaró el toque de queda a partir de las 5 pm del sábado hasta las 8 am del lunes, y advirtió que cualquier civil en la calle durante ese período “será considerado miembro de los grupos de sabotaje y reconocimiento del enemigo”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.