PRONOSTICAN MAYOR ALZA EN LA INFLACIÓN Y ENCARECIMIENTO DE LA TORTILLA

La inflación en México aceleró en febrero y los analistas prevén que alcanzará mayores niveles en el corto plazo, ante el conflicto entre Rusia y Ucrania, que ha disparado los precios de las materias primas en las últimas semanas.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en 7.28 por ciento a tasa anual en el segundo mes, tras una moderación en enero y diciembre.

El índice de precios subyacente tuvo una variación de 6.59 por ciento anual, la más alta desde junio de 2001, de acuerdo con los registros del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

A tasa mensual, el INPC presentó una variación de 0.83 por ciento durante dicho periodo, la mayor desde noviembre del año pasado, y fue la más alta para un segundo mes desde el 2000.

”La pregunta inmediata es que si pudiéramos pensar que la inflación subyacente llegó a su pico ahora en febrero y pudiera ya empezar a desacelerarse. Lo que veo es que no”, opinó Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México, en su cuenta de Twiitter.

Consideró que se tiene que meter a la ecuación el impacto inflacionario del conflicto bélico de Rusia.

“En conclusión, el panorama de por si complicado. La inflación elevada será más persistente que lo que habíamos anticipado, tanto en México como en el ámbito mundial”, añadió.

Jessica Roldán, directora de análisis económico de Finamex, comentó que el panorama es preocupante para la inflación, debido que aún faltan por absorber el impacto derivado del conflicto entre Rusia y Ucrania, particularmente el incremento en precios del petróleo, granos y metales que al final son insumos para la producción. Estimó que es probable ver números alrededor de 8 por ciento en el corto plazo.

”Los más alarmante es que los datos aún no reflejan el efecto del enfrentamiento. Si este conflicto bélico continúa podríamos tener un escenario lleno de incertidumbre global con más sanciones, con una desaceleración en la economía americana y en México podría llegar hasta una recesión, con esto, podríamos tocar una inflación entre 7 a 8 por ciento en 2022″, afirmó Ernesto O’Farril, presidente de Grupo Bursamétrica.

Por otra parte, los precios al productor se elevaron 9.83 por ciento anual en febrero, con lo que se moderaron, desde el 9.7 de enero.

”La inflación al productor se ha mantenido muy alta por varios meses consecutivos, provocados por las disrupciones en las cadenas de suministro. En febrero, fue un reflejo del impacto del conflicto bélico, con aumentos considerables en muchas materias primas como el petróleo, gas natural, etc., pero también en productos agrícolas”, dijo Jacobo Rodríguez, director de análisis de Black Wallstreet Capital.

Alejandro Saldaña, subdirector de análisis económico de Ve por Más, dijo que mientras no se resuelva el conflicto en Ucrania el panorama para los precios es muy incierto.

El índice de precios de la tortilla registró un aumento anual de 18.05 por ciento en febrero, el brinco más fuerte en una década, y cerca de su máximo histórico de 18.79 por ciento, registrado en enero de 2012. Desde esa fecha mantiene una escalada constante en sus comparaciones anuales y los números se volvieron de doble dígito en junio y no han parado de crecer mes a mes.

La tortilla ya se vende entre 20 y 22 pesos el kilo en la capital del país y en el Valle de México. En el resto del país, oscila entre los 25 y 27 pesos.

”Vamos empezando el mes, y el tema de Ucrania no se ha reflejado. Esto es por los incrementos que están haciendo las harineras. Te puedo asegurar que va a ir sufriendo ajustes en el mes”, comentó en entrevista Homero López, presidente del Consejo Nacional de la Tortilla.

Leave a Reply

Your email address will not be published.