GUERRA TRAE COMBRÍO PANORAMA ECONÓMICO

A medida que el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania continúa, la inflación de los productos derivados de los cereales, así como el aumento de gasolina, han consternado a las familias de El Paso que aseguran que la situación es cada vez más complicada y el panorama se presenta sombrío.

A nivel nacional, los precios subieron un 7.9 por ciento en febrero en comparación con hace un año, el mayor aumento anual en 40 años, incluso cuando aumentan los temores de que la guerra de Rusia y Ucrania haga subir aún más los precios de la energía en los próximos meses.

Los datos de inflación, publicados el jueves por la Oficina de Estadísticas Laborales, mostraron que los precios subieron un 0.8 por ciento en febrero en comparación con enero después de unos meses de relajación, lo que es un mal augurio para los próximos meses, ya que el informe no refleja la tensión actual en el mundo.       

Además, los productos derivados de los cereales (como el trigo o el maíz) comienzan a verse afectados debido a que estos dos países son responsables del 25 por ciento de su producción.

“Es una combinación de demanda fuerte para productos energéticos en Estados Unidos, inventarios limitados, y especulación asociada con la incertidumbre por la guerra en Ucrania”, dijo Tom Fullerton, economista y catedrático de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP).

 El conflicto armado comenzó a tener sus primeros efectos en el precio de la gasolina aquí en El Paso, clasificada como la más cara en el estado al venderse en 4.20 dólares por galón el viernes.

Según Fullerton, los incrementos en los precios de la gasolina y del diesel disminuyen los márgenes de rentabilidad para las empresas y disminuyen los ingresos disponibles de los hogares.

El economista asegura que los precios de los combustibles tienden a ser más variables en El Paso que en Ciudad Juárez, sin embargo, dijo que la brecha real probablemente no persistirá por más de 15 días.

“Para maximizar la eficiencia, es importante afinar los motores y cambiar los filtros de los autos.

“Los conductores también deben combinar visitas a tiendas por zonas geográficas para minimizar el kilometraje semanal”, recomendó el economista.

Carlos Bernal, un paseño de 43 años, asegura que él sí ha aprovechado que los precios son más baratos en la vecina ciudad para reducir sus gastos.

“Como yo voy y vengo todos los días, aprovecho. Y creo que es algo que deberíamos hacer, aprovechar que tenemos familia del otro lado o porque allá viven”, dijo Bernal.

Inflación, guerra y cereales

Por su parte, hablar de productos básicos derivados de los cereales como las tortillas o los aceites de cocina, serán un próximo reto para la comunidad de El Paso.

Esto, debido a que Rusia y Ucrania son responsables del 25 por ciento de su producción.

“Los márgenes de ganancia de toda empresa que utiliza insumos derivados de los cereales serán reducidas en el otoño si las siembras en Ucrania no se realizan. Durante el mismo período, los consumidores se enfrentarán a otra ola inflacionaria para comestibles como pan, tortillas y aceites de cocina”, dijo Fullerton.

Como consecuencia, el economista asegura que “las familias se verán forzadas a mostrar flexibilidad en sus compras semanales, consumir más productos genéricos, y comprar productos en bulto si disponen de espacio para almacenar comestibles y otras necesidades caseras”, aseveró.

Aunque Fullerton dice que este conflicto no será el inicio de una crisis económica, existe la posibilidad de que varios países resientan las consecuencias económicas, incluido, Estados Unidos y, esta localidad.

“Mientras que la guerra no se extienda a más países, probablemente no habrá una crisis económica severa como la del 2009. Sin embargo, probablemente habrá una recesión en Europa y existe la posibilidad de que varios países sufran estanflación, es decir, tasas elevadas de inflación y desempleo”, comentó.

Consejos de expertos

Según el Barómetro Empresarial de Borderplex, con autoría de Steven L. Fullerton y Tom Fullerton, la pandemia del nuevo coronavirus ha llevado a la superposición de las interrupciones en la cadena de suministro y trastornos secuenciales del mercado laboral.

Como consecuencia, han provocado que la inflación se acelere y, con una guerra en medio de los estragos del Covid-19, los consumidores de esta frontera están preocupados debido al impacto que han tenido en sus bolsillos y no saber cómo administrar su capital.

“Esa es una tarea difícil, pero los hogares pueden tomar varias medidas para que la situación sea más manejable. Los consumidores de Borderplex también pueden hacer que sus presupuestos se estiren aún más si compran juiciosamente”, dice el informe Barómetro Empresarial.

Uno de los consejos que proponen ambos estudiosos, es la “flexibilidad en los pasillos de carnes de las tiendas de comestibles”.

“Por supuesto, eso puede significar cometer un pecado menor de West-of-the-Pecos al comprar fuentes de proteínas distintas a las de la variedad bovina, pero puede valer la pena”, dice el informe de los Fullerton.

Además, aseguran que los compradores también pueden adquirir alimentos a precios más bajos al cambiar de artículos de marca a artículos genéricos.

“El último paso también puede ayudar al comprar artículos de salud y medicamentos en el pasillo de la farmacia. Si hay espacio de almacenamiento disponible, los artículos a granel también ahorran dinero a través de precios más bajos por unidad comprada”, señala el informe.

 Ahorrar en la frontera

Según los estudiosos, la vida moderna viaja a altas velocidades y muchos consumidores navegan ese proceso pagando muchas tarifas.

Aseguran que, una forma de ahorrar algunos dólares es reducir esas tarifas que requieren de bastante dinero cada mes.

“Eso significa no utilizar cajeros automáticos fuera de la red. El último paso exige la adquisición de efectivo antes de cruzar el río en cualquier dirección, pero eso se puede incluir en el esfuerzo de planificación del viaje descrito anteriormente”, aseguran.

Asimismo, dicen que residentes de Borderplex de cualquier lado de la frontera internacional también pueden beneficiarse de la geografía económica local única.

“Buenas ofertas están disponibles en ambos lados del Río Bravo”, dice el informe.

“Mientras se mantenga el cumplimiento de las leyes federales en ambos países, los ahorros de precios están al alcance de los clientes locales”, finaliza. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.