BC, NL Y CHIHUAHUA SON LOS ESTADOS QUE MÁS HAN GENERADO EMPLEOS; LOS DEL SUR, LOS QUE MENOS

Las regiones centro y sur-sureste del país todavía resienten los efectos negativos de la pandemia de Covid-19 en el mercado laboral.

Al cierre de febrero del 2022, ocho entidades se ubicaron por debajo de los niveles prepandemia de generación de empleo formal, siendo la Ciudad de México, la economía más grande del territorio nacional, la más castigada.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), la capital del país registró una pérdida de -125,578 trabajos asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) entre febrero del 2020, antes de que llegara el virus a México, e igual mes del presente año.

El talón de Aquiles de la Ciudad de México corresponde a servicios para empresas, personas y el hogar (privados), con una merma de -173,055 plazas en el periodo analizado; otros sectores con bajas laborales fueron manufactura (-37,702), actividades primarias (-522) e industrias extractivas (-109).

Mientras los sectores que rebasaron los niveles prepandémicos fueron comercio (34,059 nuevos trabajos formales), transportes y comunicaciones (23,037), servicios sociales y comunales (18,156), construcción (10,067) e industria eléctrica y suministro de agua potable (491).

Destaca que los planes de reactivación económica del gobierno capitalino se enfocaron en detonar la industria de la construcción, sector que si bien ya se recuperó, sus resultados fueron insuficientes para que el empleo total de la Ciudad de México superara el umbral prepandémico.

El estado que exhibió la segunda mayor pérdida laboral fue Quintana Roo, con 23,327 trabajadores asegurados en el IMSS menos en febrero del 2022, respecto a igual mes del 2020.

Las principales debilidades de la entidad federativa con vocación turística se observaron en servicios privados (-25,511 bajas en el lapso de estudio), comercio (-3,673) y construcción (-2,698); el sector económico con más plazas creadas fue el que refiere a transportes y comunicaciones -actividades logísticas- (5,496 trabajadores inscritos en el Seguro Social).

El podio de mayores pérdidas laborales lo completó Veracruz al registrar un saldo negativo de -19,044 trabajos formales.

De los nueve sectores considerados, solamente uno creó puestos en los últimos dos años: comercio (4,829). En tanto, las peores mermas se dieron en servicios privados (-7,203), manufactura (-5,781), construcción (-5,352) y actividades primarias (-2,364).

Las otras entidades que todavía se encuentran por debajo de los niveles prepandemia fueron Puebla (-15,503 trabajos menos entre febrero del 2020 y el mismo mes del presente año), Guerrero (-6,844), Oaxaca (-5,638), Campeche (-2,367) y Michoacán (-1,027).

El común denominador de estos territorios es que su gran flaqueza fue el sector de servicios para empresas, personas y el hogar, pese a que se redujeron las limitaciones en la movilidad social y, por consiguiente, en el consumo privado.

A nivel nacional, se generaron 327,750 empleos formales entre el segundo mes del 2020 y febrero del 2022.

De la frontera norte de México, cuatro entidades se colocaron en los primeros lugares, mientras del Bajío, tres representantes en el top 10; la gran excepción del sureste del país fue Tabasco.

Baja California fue el estado con la mayor generación de trabajos asegurados en el IMSS, con 84,036 altas en el periodo considerado; además, fue el primero en superar los niveles prepandémicos.

La industria de la transformación fue el motor laboral de la entidad con 60,321 empleos creados; su único pendiente es el sector de servicios privados (una pérdida de -7,369 trabajos).

A Baja California le siguieron Nuevo León (77,894 plazas generadas) y Chihuahua (53,287); también la manufactura fue su detonador. En cuarto lugar quedó Tabasco (44,842), cuya apuesta por la obra pública se reflejó en la industria de la construcción (80.5% del creado), mientras la quinta posición fue para Jalisco (36,656).

El top 10 lo completaron Estado de México (31,577 altas en el IMSS), Coahuila (27,259), Querétaro (26,053), Sinaloa (19,866) y Guanajuato (19,087).

También sobresalieron Sonora (16,063), Yucatán (13,866), Hidalgo (13,637), Durango (12,358), Tamaulipas (10,133) y Baja California Sur (9,546).

Con menos de 9,000 trabajos generados y más de 1,000 se encontraron Chiapas (8,230), Nayarit (7,663), Zacatecas (7,173), Colima (3,283), Aguascalientes (2,385) y San Luis Potosí (1,174).

Los territorios con una menor generación de empleos formales fueron Tlaxcala (655) y Morelos (355), aunque ya lograron superar los niveles previos a la pandemia.

El sector económico que más resiente los estragos que trajo consigo la contingencia sanitaria fue el de servicios para empresas, personas y el hogar. A nivel nacional, la pérdida asciende a -398,214 trabajos formales entre febrero del 2020 y el mismo mes del 2022.

Por entidad, solamente cuatro rebasaron el umbral prepandemia: Nayarit (1,882 plazas creadas), Aguascalientes (513), Baja California Sur (380) y Chiapas (40). Estos estados recuperaron los puestos dados de baja durante la pandemia, síntoma de que su mercado interno se reactivó.

Los otros sectores con mayor impacto por la contingencia sanitaria fueron los de agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y caza, con 19 estados que aún tienen mermas laborales, y construcción, con 17 territorios.

Al otro extremo, la manufactura es el sector con el menor número de entidades que mostraron pérdidas en los últimos dos años: Quintana Roo (-62 bajas), Baja California Sur (-691), Sinaloa (-874), Guerrero (-1,454), Veracruz (-5,781) y Ciudad de México (-37,702).

Leave a Reply

Your email address will not be published.