MANTENÍAN A MIGRANTES EN CONDICIONES INSALUBRES

En una medida sin precedentes, el inspector general del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) pidió la “reubicación inmediata” de todos los detenidos en un centro de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en Nuevo México, citando condiciones insalubres que incluían inodoros obstruidos, moho y fugas de agua, según reporta CNN.

El inspector general Joseph Cuffari emitió una “alerta de gestión” para el centro de detención del Condado de Torrance en la población de Estancia, Nuevo México –ubicada 241 millas (388 kilómetros) al Norte de El Paso– después de que los inspectores de la oficina encontraron una escasez crítica de personal y condiciones de vida insalubres que generaban riesgos para la salud y la seguridad de las personas alojadas en el centro.

Las alertas de gestión sólo se emiten cuando el organismo de control cree que se necesita una acción urgente e inmediata por parte de una agencia.

“Durante nuestra inspección, encontramos condiciones tan atroces en las instalaciones que estamos emitiendo esta alerta de gestión para notificar a ICE”, dice el informe.

El equipo de inspección también encontró fregaderos y grifos rotos que no tenían agua caliente.

Los fregaderos rotos y las restricciones de Covid-19 “dieron como resultado que los detenidos obtuvieran agua potable de un grifo de área común destinado a llenar cubos de trapeadores”, dice el informe.

Esta es la primera vez que el inspector general del DHS pide la reubicación inmediata de los detenidos de una instalación de ICE, según un portavoz de la oficina.

Sin embargo, ICE no estuvo de acuerdo con las conclusiones del informe, lo que generó una disputa entre el organismo de control y la agencia.

Los investigadores del inspector general visitaron las instalaciones de Torrance como parte de una inspección en persona no anunciada del 1 al 3 de febrero. En ese momento, las instalaciones albergaban a 176 hombres detenidos por ICE.

Durante su visita, los inspectores encontraron “escasez crítica de personal”. Los niveles de personal deberían ser de 245 empleados a tiempo completo, pero en ese momento, Torrance sólo tenía 133 empleados a tiempo completo, el 54% del requisito. La mayoría de los faltantes (94 puestos) estaban en el área de seguridad, encontraron los inspectores.

Según la alerta, el personal reconoció la escasez y un empleado indicó que el motivo podría ser la ubicación remota de la instalación, que se encuentra a una hora en automóvil al Sureste de Albuquerque.

La instalación recibe alrededor de $2 millones al mes para albergar a los detenidos de ICE, según la alerta.

El inspector general está obligado por ley a realizar inspecciones sin previo aviso de las aproximadamente 130 instalaciones de ICE en los Estados Unidos.

Además, la alerta de la gerencia encontró que el personal y los detenidos estaban expuestos a condiciones insalubres “excesivas y evitables”. Ochenta y tres celdas de detenidos tenían problemas de plomería, incluidos inodoros y lavabos que no funcionaban, estaban obstruidos o tiraban agua continuamente.

También hubo “fallos de seguridad” en toda la instalación. Los oficiales no supervisaron ni monitorearon adecuadamente a los detenidos en las unidades de vivienda, según el informe. Por ejemplo, había puntos ciegos debajo de las escaleras y detrás de las barreras.

También se descubrió que las salas de control estaban “oscuras y vacías sin oficiales destacados”.

En un comunicado a CNN, Cuffari dijo que tiene “la esperanza de que el Departamento, en coordinación con CoreCivic, pueda abordar rápidamente las condiciones subyacentes que llevaron a nuestra recomendación”. La instalación es propiedad y está operada por CoreCivic, una empresa privada que administra viviendas para ICE.

Cuffari dijo que “aprecia que el funcionario de contrataciones de ICE haya estado monitoreando y penalizando a CoreCivic por incumplimiento desde diciembre de 2020 y, a partir de marzo de 2022, el funcionario de contrataciones de ICE aumentó significativamente esa sanción y redujo el pago mínimo garantizado de CoreCivic”.

Los funcionarios de contratos son empleados del Departamento de Seguridad Nacional que son responsables de monitorear los contratos y garantizar que se realice el trabajo.

Disputa ICE el informe

ICE no estuvo de acuerdo con la recomendación del inspector general y cuestionó la alerta de la gerencia, afirmando que el inspector general “ignoró los hechos que se le presentaron para llegar a conclusiones preconcebidas”.

Por ejemplo, ICE no estuvo de acuerdo con la caracterización de la instalación por parte del organismo de control como “con una escasez crítica de personal”.

En respuesta a la recomendación de reubicar a todos los detenidos, el liderazgo de ICE dijo que la agencia cree que la instalación cumple con los estándares de detención relevantes y que la recomendación no se justifica.

“ICE está firmemente comprometido a garantizar que los no ciudadanos bajo su custodia residan en entornos seguros y humanos”, escribió el jefe de personal interino de ICE, Jason Houser, en un memorando al inspector general. “Si bien el liderazgo de ICE continúa trabajando para mejorar las condiciones en la (instalación) en Estancia, Nuevo México, no estamos de acuerdo con la conclusión general de la OIG de que no brinda un entorno seguro y humano”.

Houser dijo que ICE tiene “serias preocupaciones sobre la precisión e integridad de este informe” y si el informe cumplió con los estándares de inspección y evaluación, diciendo que “parece que el inspector general falsificó o tergiversó las pruebas e ignoró los hechos”.

CoreCivic también discrepó con el informe, acusando a los inspectores de actuar de una “manera poco ética”, dijo Steven Owen, vicepresidente de comunicaciones de la empresa. “Pedimos una revisión inmediata de la conducta de los inspectores”, dijo Owen a CNN.

Según Owen, dos de las fotos en el informe, que muestran un lavabo mohoso y un inodoro obstruido con desechos humanos, se encuentran en partes de la instalación que estaban desocupadas y programadas para reparaciones. “Bajo ninguna circunstancia se colocaría a los detenidos en áreas habitables con equipos inoperables”, dijo.

En términos de escasez de personal, Owen dijo que las instalaciones seguras tanto públicas como privadas en todo el país enfrentan desafíos y agregó que “la instalación contaba con el personal adecuado para el tamaño de la población en el momento de la inspección”.

ICE tuvo un problema particular con una foto de un detenido sosteniendo una taza bajo el agua corriente descrita como el “fregadero de la fregona”. ICE dijo que la vigilancia por video mostró que la “foto fue escenificada” por los investigadores. “A la foto se le dio una descripción falsa a sabiendas”, escribió Houser.

Según la alerta del inspector general, durante el recorrido por el centro de detención, los inspectores observaron al detenido en la foto llenando un vaso con agua de un grifo del área común destinado a llenar cubos de trapeador, pero no pudieron fotografiar al detenido en ese momento.

Los inspectores le pidieron que demostrara cómo llenó el vaso para permitir que una foto documentara el problema, según el inspector general.

“La foto no fue escenificada, sino más bien fue una recreación de lo que el equipo había observado momentos antes”, dice la alerta.

El inspector general mantuvo su alerta de gestión, la publicó el miércoles y la hizo pública el viernes.

“Consideramos la recomendación (del inspector general) no resuelta y abierta”, concluye el informe. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.