AQUÍ TE DECIMOS QUE ES LA AQUAMACIÓN, MÉTODO QUE SUSTITUYE A LA CREMACIÓN

La técnica imita el proceso de hidrólisis alcalina que ocurre naturalmente cuando un cuerpo se descompone, solo que en este caso la descomposición que ocurre en un lapso de hasta 20 años se produce en cuestión de horas.

La aquamación es un nuevo proceso químico para la disposición de cadáveres y esta técnica se apoya en una novedosa combinación de agua y temperatura, que a través de un método físico-químico de hidrólisis, permite acelerar el proceso natural de desintegración en las células de un cuerpo orgánico

Con una inversión superior a 34 millones de pesos, la empresa de servicios funerarios, Gayosso, fue la primera en ofrecer en México y Latinoamérica esta práctica funeraria ecológica a la que ellos bautizaron como Aquamación.

La aquamación también brinda beneficios tangibles para el medio ambiente, ya que utiliza hasta 90 por ciento menos de energía en comparación con la cremación tradicional y emite 160 veces menos las partículas finas que se crean a partir de un cuerpo incinerado.

Esta alternativa funeraria cumple con las regulaciones ambientales existentes y se utiliza en países como Canadá, España y Estados Unidos.

En su momento, el director general de Grupo Gayosso, Carlos Lukac, comentó:

“Estamos muy orgullosos de ser los pioneros en apostar por nuevos métodos y brindar mejores alternativas limpias que permitan despedir a nuestros seres queridos con mayores beneficios que reducen el impacto ambiental.”

EL CASO DESMOND TUTU

El cuerpo del Premio Nobel de la Paz Desmond Tutu, fallecido a los 90 años, fue reducido a polvo por aquamación, el nuevo método de cremación, presentado como una alternativa ecológica a los modos de sepultura clásicos.

Como la técnica de compostaje de los cuerpos con capas de hojas y madera, o el nitrógeno líquido, la aquamación es un método funerario permitido sólo en algunos países.

En Sudáfrica, la práctica evoluciona en un cierto vacío legislativo.

¿En qué consiste la aquamación?

De su nombre científico “hidrólisis alcalina”, consiste en la cremación por el agua más que por el fuego.

Los restos del fallecido se depositan en un gran cilindro metálico y luego se sumergen en un líquido, una mezcla de agua y productos alcalinos.

La sustancia se calienta (alrededor de 150 ºC) y se pone bajo presión, proceso que permite una rápida disolución de las carnes en el interior de la caja.

¿Cómo es el proceso?

Después de sólo unas horas, los tejidos del cuerpo (grasas, sangre, proteínas, piel…) son “completamente licuados, y no quedan más que los huesos”, explica el sitio funeral.info.

Estos huesos son luego reducidos a polvo blanco, colocados en una urna y entregados a los familiares para ser enterrados, como lo será monseñor Desmond Tutu, o depositados en un columbario.

Desde un punto de vista simbólico, el agua se considera más suave que las llamas, y evoca el final de una vida comenzada en el elemento líquido.

¿Por qué es menos contaminante?

Pero sus defensores destacan sobre todo el beneficio ecológico del método, menos energizante que la cremación por combustión y que emite menos gases de efecto invernadero.

Según la empresa Resomation, con sede en el Reino Unido, el agua consume cinco veces menos energía que el fuego.

En Mexico, la empresa funearia lo anuncia como un adiós totalmente diferente y sustentable.

Una tercera alternativa para despedir a tu Ser Querido, innovadora y 100% ecológica que integra tecnología basada en la combinación de agua y temperatura a través de un proceso fisicoquímico de Hidrólisis, permitiendo la desintegración de las células, dejando lo equivalente a cenizas, que al final de proceso, se entregan en una urna.

Es una técnica limpia que brinda beneficios tangibles para el medio ambiente al utilizar 90% menos energía que la cremación y emite 160 veces menos de partículas finas. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.