SENADOR TED CRUZ HIZO ‘LO IMPOSIBLE’ POR DARLE TRIUNFO A TRUMP

El senador Ted Cruz estaba cenando cerca del Capitolio la noche del 8 de diciembre de 2020 cuando recibió una llamada urgente del presidente Donald Trump. Se acababa de presentar una demanda en la Corte Suprema diseñada para revocar las elecciones que Trump había perdido, y el presidente quería la ayuda del republicano de Texas.

“¿Estarías dispuesto a discutir el caso?” le preguntó Trump a Cruz, como luego lo recordó el senador.

“Claro, me encantaría si el tribunal concediera una audiencia”, dijo Cruz que respondió.

La llamada fue sólo un paso en una colaboración que durante dos meses convirtió a los otrora acérrimos enemigos políticos en aliados cercanos en el esfuerzo por mantener a Trump en la Casa Blanca en base a las afirmaciones falsas del presidente sobre unas elecciones robadas. Según el propio relato de Cruz, estaba “liderando la carga” para evitar la certificación de Joe Biden como presidente.

Un examen realizado por The Washington Post de las acciones de Cruz entre el día de las elecciones y el 6 de enero de 2021 muestra cuán profundamente involucrado estuvo, trabajando directamente con Trump para idear un plan que estuvo más cerca de lo que se pensaba de mantenerlo en el poder. 

A medida que Cruz hizo todo lo posible para cortejar a la base de Trump y sentar las bases para su propia candidatura presidencial potencial de 2024, también alejó a aliados cercanos y amigos de toda la vida que lo acusaron de abandonar sus principios.

Ahora, los esfuerzos de Cruz son de interés para el comité de la Cámara que investiga el ataque del 6 de enero al Capitolio de los Estados Unidos, en particular si Cruz estuvo en contacto con el abogado de Trump, John Eastman, un abogado conservador que ha sido su amigo durante décadas y que escribió memorandos clave destinados a negar la victoria de Biden.

Mientras Eastman presionaba al vicepresidente Mike Pence para que no certificara la elección de Biden, Cruz elaboró un plan complementario en el Senado. Propuso objetar los resultados en seis estados indecisos y retrasar la aceptación de los resultados del Colegio Electoral el 6 de enero a favor de una “auditoría” de diez días, lo que permitiría a las legislaturas estatales republicanas anular el resultado. Otros diez senadores respaldaron su propuesta, que Cruz siguió defendiendo el día que los manifestantes atacaron el Capitolio.

El interés del comité en Cruz es notable, ya que los investigadores se concentran en cuán estrechamente se coordinaron los aliados de Trump con los miembros del Congreso en el intento de bloquear o retrasar la certificación de la victoria de Biden. Si el plan de Cruz funcionó, podría haber creado suficiente caos para que Trump permaneciera en el poder.

“Era una propuesta muy peligrosa y, ya sabes, podría habernos puesto muy fácilmente en un territorio donde llegamos a la toma de posesión y no había un presidente”, dijo la representante Liz Cheney, republicana de Wyoming, miembro del Comité del 6 de enero, a principios de este año en el podcast “Honestamente”. “Y creo que el senador Cruz sabía exactamente lo que estaba haciendo. Creo que el senador Cruz es alguien que sabe lo que exige la Constitución, sabe cuáles son sus deberes y obligaciones, y estaba dispuesto, francamente, a dejar eso de lado”.

Los investigadores del Comité del 6 de enero se han centrado recientemente en los esfuerzos de Eastman para presionar al vicepresidente Mike Pence para que declarara a Trump ganador, pero ha habido poca noticia pública de que Cruz y Eastman se conocen desde que trabajaron juntos hace 27 años para el entonces juez del Tribunal de Apelaciones J. Michael Luttig. La propuesta de Cruz siguió un camino paralelo a los memorandos de Eastman.

Luttig le dijo a The Post que cree que Cruz, quien una vez dijo que Luttig era “como un padre para mí”, desempeñó un papel primordial en los eventos que llevaron al 6 de enero.

“Una vez que Ted Cruz prometió objetar, el 6 de enero estaba casi predeterminado, porque Cruz era la figura más influyente en el Congreso dispuesta a forzar una votación sobre la afirmación de Trump de que las elecciones fueron robadas”, dijo Luttig en un comunicado a The Post. “También era el que más conocía las complejidades de la Ley de Conteo Electoral y la Constitución, y las formas de explotar las dos”.

Eastman, a quien un abogado del Comité del 6 de enero le preguntó si tenía “alguna comunicación con el senador Ted Cruz con respecto a los esfuerzos para cambiar el resultado de las elecciones de 2020”, se negó a responder invocando su derecho de la Quinta Enmienda contra la autoincriminación. 

Eastman y su abogado, Charles Burnham, rechazaron una solicitud de comentarios. (Hasta ahora, el Comité del 6 de enero no ha citado a Cruz ni ha pedido su cooperación voluntaria, según una fuente familiarizada con el asunto que habló bajo condición de anonimato para discutir asuntos confidenciales. El comité no ha anunciado la citación de ningún miembro del Congreso mientras delibera qué tan agresivamente seguir esa línea de investigación).

Cruz, después de aceptar inicialmente una entrevista con The Post en su oficina del Senado, la canceló poco antes de que comenzara y se negó a hablar con un reportero. Luego, el Post envió una larga serie de preguntas por escrito, de las cuales sólo algunas fueron abordadas directamente por la vocera de Cruz.

Leave a Reply

Your email address will not be published.