AUMENTO EN PRECIO DEL CRUDO PERMITIRÁ AL GOBIERNO RESTAR APOYOS A PEMEX: FITCH RATINGS

Los altos precios del petróleo que se han presentado en las últimas semanas tendrán un beneficio en las finanzas de Petróleo Mexicanos (Pemex), petrolera cuya situación financiera ha hecho que el gobierno realice aportaciones patrimoniales, entre otras cosas, para apoyarla en los últimos años.

Un análisis de la agencia calificadora Fitch Ratings señaló que “los altos precios del petróleo beneficiarán a Pemex y reducirán la necesidad de apoyo del gobierno en el 2022”.

La estimación de Fitch es que, con un escenario de un precio del petróleo de 95 dólares por barril, Pemex tenga un flujo de efectivo positivo de 10,000 millones de dólares. La estimación de la cotización del petróleo por parte de la agencia casi duplica lo proyectado por la Secretaría de Hacienda y Crédito (SHCP) para este año de 55.1 dólares por barril.

“Si bien el gobierno pagó las amortizaciones del primer trimestre del 2022, el apetito por más apoyo puede disminuir, ya que los precios del petróleo actualmente benefician a la compañía”, consignó la calificadora.

No obstante, Fitch explicó que Pemex aún cuenta con un desafío: el de aumentar su producción petrolera, lo cual es complicado ante las condiciones financieras y las altas necesidades de gasto de capital.

La invasión de Rusia a Ucrania, a finales de febrero, generó un repunte en el precio del petróleo, en conjunto con una mayor demanda ante la reactivación económica que continúa luego de la pandemia del Covid-19.

En este sentido, en días pasados la mezcla mexicana de petróleo alcanzó e, incluso rebasó, la cotización de 100 dólares por barril.

Con el aumento del precio del petróleo, los precios de las gasolinas se han visto afectados, por lo que el gobierno ha aplicado un estimulo fiscal complementario a éstas. En este tenor, Fitch señaló que estos estímulos pueden poner en aprietos el gasto público de este año, aunque espera que los ingresos petroleros excedentes solventen lo que se dejará de recaudar por el beneficio fiscal.

Desde inicios de marzo, la Secretaría de Hacienda implementó un nuevo estímulo fiscal a la gasolina debido al que el del IEPS alcanzó, en semanas pasadas, una tasa de 100 por ciento. Sin embargo, la dependencia no ha detallado el costo para el erario que tendrán estos estímulos, pero asegura que se podrán cubrir con los excedentes petroleros.

“Es probable que el gobierno recurra a recortes de gastos para evitar una ampliación del déficit fiscal en los Precriterios 2023 si las reducciones de impuestos a las gasolinas dan como resultado ingresos inferiores a los esperado, en conjunto con una revisión a la baja de la protección de crecimiento”, añadió Fitch.

Leave a Reply

Your email address will not be published.