‘IMPORTANTE QUE SE HABLE DE LAS MASACRES QUE OCURRIERON Y SIGUEN OCURRIENDO EN EL PAIS’…

Para la especialista del Grupo de Investigaciones en Antropología Social y Forense (GIAF), Carolina Robledo, es importante que en México se hable de las masacres que ocurrieron y que siguen ocurriendo en el país.

“Se tiene que hablar de masacres, no sólo para analizar por qué ocurren, por qué tenemos este tipo de crimen atroz, además de todos los otros. Porque nos ayuda a la apuesta política por la memoria, para no olvidar a las víctimas”, expuso durante su intervención como moderadora del Seminario ‘Conceptualizar la masacre: Diálogo de saberes en torno a las dimensiones de la violencia extrema’.

Ayer, en la séptima sesión del seminario fue abordado el tema “Del hecho al acontecimiento, caso Villas de Salvárcar”, por parte de la doctora en sociología Fabiola de Lachica.

En entrevista, dijo que es interés del GIAF conceptualizar la masacre justo para que las que no sean entendidas no se pierdan dentro de las otras formas atroces de violencia que prevalecen en el país.

“Las masacres en particular tienen una dinámica, un mensaje muy fuerte de la brutalidad que se usa de los espacios en donde se llevan a cabo, en ese sentido, la idea es empezar a posicionar algo que viene ocurriendo desde hace mucho y que no tiene el peso que tiene en otros países”, explicó.

En un país como México, con miles de muertos, y que en Juárez alcanzaron números históricos de víctimas desde el 2007 en adelante, es necesario que se hable y visibilice este tipo de acontecimientos.

“Hablar de masacres cimbra mucho más, para nosotros ya es terrible por los números de muertos que tenemos y hablar de masacre es una forma que va más allá de encontrar muchos muertos juntos; la idea es pensar por qué es importante que en México lo analicemos, porque es algo que viene pasando desde hace un montón de tiempo”, agregó.

En el caso específico de la masacre de Villas de Salvárcar, ocurrida en enero del 2010 cuando fueron asesinadas aquí 15 personas, destacó la particularidad de este hecho.

“Es un caso emblemático por todas las reacciones que hubo alrededor del hecho: la declaración de Felipe Calderón criminalizando a las víctimas, las familias exigiendo justicia, la intervención del Gobierno federal en el programa Todos Somos Juárez, las protestas y movilización de sectores solidarios en Juárez, creo que eso hace la diferencia con otros casos”, dijo la socióloga.

Abundó en que es necesario llamar las cosas por su nombre y reflexionar en las distintas formas de violencia y sus propias dinámicas.

“Mezclar masacre con fosas clandestinas, con desaparición, hace perder de vista las particularidades de la dinámica de esas formas de violencia y creo que ahorita se trata de pensar en el concepto de masacre como algo que no ha dejado de suceder, y creo que ahora no se les nombra así pero sigue habiendo masacres”, agregó.

Leave a Reply

Your email address will not be published.